Caos Vs Imperio By Vanhorstmann
 CAOS VS IMPERIO

Pre-batalla

CAOS:

 

La lista: Confeccioné mi ejército para poder hacer frente a la superioridad numérica que seguro iba a encontrar al enfrentarme contra el imperio. Los héroes no van muy cargados (excepto el general), y las unidades poseen marcas baratas, pero a la vez efectivas para el que sería mi plan de batalla. El general es un Señor del Caos, montado en Corcel, y equipado con la espada berseker (me encanta) y la armadura de los dioses. Esta armadura es especialmente buena teniendo en cuenta el bajo liderazgo del imperio.

El otro héroe sería un paladín del Caos con la marca de Tzeentch, y equipado con el ojo dorado de Tzeentch y un familiar hechicero (imprescindible al llevar un solo hechicero). Iba a ser mi único mago y tenía que estar bien protegido. En vez de poner otro mago, gaste ese coste de puntos en marcas de Tzeentch para los regimientos, tal que me darían hasta un máximo de 5 dados de energía adicionales, lo que no está nada mal.

Y de héroes ya está, haber puesto otro campeón hubiera supuesto tener que prescindir de alguna unidad, y eso no iría a mi favor al jugar contra un adversario con superioridad numérica.

Pasemos a las unidades. Hice dos regimientos de 16 guerreros del Caos, con portaestandarte y campeón, y uno de ellos con arma de mano adicional (9 ataques por carga). Otro regimiento fue de bárbaros, equipados con armadura ligera y escudo, y un cuarto regimiento fue el de caballeros, el cual considero imprescindible en una batalla a 2000 puntos. Se trata de 7 caballeros (8, pues el general iría metido en esa unidad) con la marca de Tzeentch, portaestandarte y estandarte de batalla. Con esa unidad tenía que ser capaz de hacer frente a cualquier unidad enemiga. Por último, hice dos pantallas de 5 mastines del Caos, para cubrir la caballeria y el regimiento con arma de mano adicional. ¡Ah! Se me olvidaban los carros. He puesto 2 en la lista porque me encantan, y a los imperiales les va a costar bastante desacerse de ellos a no ser que acierten con los cañones. Los únicos demonios que convoqué fueron 3 aulladores (si hubiera tenido puntos hubiera sido genial poner 5) para dar buena cuenta a la dotación de algún cañón.

La táctica: Haré un bloque central, con la caballería y las unidades de guerreros, protegidas lo más posible con las pantallas de mastines, para evitar arcabuces o ballestas. Ese será el núcleo que espero que llegue intacto a la batalla. En cada flanco, colocaré un carro, (confiando en no recibir ningún cañonazo), y los bárbaros, para servir de cebo u apoyo a mis unidades. Los aulladores intentaré moverlos evitando disparos, para dirigirlos contra la dotación de las máquinas de guerra. Hasta que llegue al combate, el brujo-paladín espero que al menos sea capaz de parar la magia de los humanos, y si es posible, que se cargue a alguno de paso. Confiemos en Tzeentch.

 

IMPERIO:

 

La lista: La lista que voy a usar es una lista típica de imperio: Unidades de infantería apoyadas de artillería (un cañón y un mortero), y de caballería. Se trata de una lista muy flexible. La explicaré a continuación:

El general: un conde elector montado en Grifo, pues es imprescindible para una batalla contra Caos, ya que es lo que más pega del ejército. Un par de objetos mágicos y ya estaba listo para el combate.

Los héroes: un hechicero de batalla y un campeón a caballo. El hechicero realmente no iba a poder lanzar apenas hechizos,  y aún si comprara otro más seguirían siendo inútiles ante la magia del Caos. Así que, el hechicero lo puse con 2 pergaminos, y la otra opción de héroe fue para un campeón a caballo, que acompañaría a la unidad de caballería, haciéndola más poderosa aún.

Unidades básicas: dos de lanceros y una de espadachines, con armadura ligera y escudo para tener un 6+ en las TSA. También pondré 8 caballeros, apoyados por el campeón, y serán del círculo interior. Todos los regimientos equipados de campeón y portaestandarte. Para terminar con las básicas, pondré 3 unidades de 8 arcabuceros, que desplegaré en línea.

Unidades especiales: 1 morteros, 2 cañones y  una unidad de grandes espaderos. Éstos equipados con campeón, músico y portaestandarte.

La táctica: Básicamente lo que quiero hacer es debilitar todo lo posible a el Caos mediante los cañones y el mortero, lanzando cañonazos a las unidades de infantería pesada y el mortero para los bárbaros y demonios (R3). En cuerpo a cuerpo centraré los ataques con la caballería, apoyada por las lanzas, haciendo una especie de destacamento pero a lo bestia. La unidad de grandes espaderos la voy a usar según vea, pues es una unidad poderosa, a la que se le pueden mandar bastantes funciones. Los espaderos apoyaran a los grandes espaderos. Por último, con el Grifo espero ser capaz de hacer frente a la amenaza caótica. Viva el imperio!!

 

Comienza la batalla

 

 

 

Despliegue:

La técnica de despliegue que usamos fue la de colocar una pantalla entre ambos ejércitos, cada uno desplegó, y luego quitamos la pantalla. Probad esta técnica. Es realmente divertida y hace a los generales usar su sentido táctico al máximo.

 

CAOS:

Situé a los caballeros como núcleo del ejército, de tal forma que no pudiera ser alcanzado por proyectiles de ninguna manera: la unidad de 6 mastines como pantalla protectora, un carro a la derecha y una unidad de guerreros a la izquierda. Los aulladores los desplegué junto al carro que protege la caballería, y la otra unidad de guerreros la protegí con la unidad de 5 mastines, y coloqué a la izquierda otro carro y, al lado, la unidad de bárbaros. La verdad es que me gustó bastante como mi ejército terminó desplegado.

 

IMPERIO:

Mi despliegue es muy simple. Se trata de un despliegue simétrico. Creo que es el mejor en estos tipos de despliegues. En el centro, la caballería, a cada lado, una unidad de lanceros, y a sus lados, otras dos unidades, la de grandes espaderos, a la izquierda, y la de espaderos, a la derecha. Finalmente, en los laterales, los cañones, el mortero y los arcabuceros. Tampoco me rompí la cabeza en el despliegue.

 

 

TURNO 1

 

CAOS

 

Me tocó comenzar la batalla. Lancé todas mis unidades al frente, con un movimiento de marcha. Los aulladores los situé delante de la unidad de guerreros del Caos con arma de mano.

La fase de magia no estuvo del todo mal. Mis hechizos eran el Fuego Rojo, el Fuego Verde, el Fuego Azul y el fuego índigo. Con mis 9 dados de magia conseguí lanzar un Fuego Rojo a  la unidad de lanceros que se encontraba delante del hechicero, causando 3 bajas, y un Fuego Verde, a la unidad de grandes espaderos. Les causé 5 heridas, pero pasaron el chequeo de pánico. El resto de los hechizos que intenté lanzar fueron dispersados.

 

IMPERIO

 

El movimiento fue de marcha para mis unidades a la izquierda de los caballeros, y con el resto avancé menos, para hacer con ellas un contraataque a los caballeros del Caos. El grifo lo coloqué de tal manera que no fuera visto por el carro, y en el siguiente turno pudiera cargar por el flanco a alguna unidad.

Tuve un comienzo horrible. Con la magia (saber de los cielos) lo único que pude lanzar fue un rayo atronador de Uranon, que causó una baja a los guerreros con arma de mano.

En la fase de disparo, tampoco me fue mejor, ya que, para empezar, un cañón me explotó, el mortero no llegó y el otro cañón pasó rozando al carro pero no llegó a hacer nada. Los arcabuceros fueron algo mejor, ya que acabaron con 2 bárbaros y 3 guerreros.

TURNO 2

 

CAOS

 

 

En la fase de movimiento declaré numerosas cargas: Los guerreros con arma de mano adicional cargaron a los espaderos, matando a nada mas y nada menos que 5. Perdieron el combate, por lo que tuvieron que hacer un chequeo de liderazgo, que pasaron con éxito.  Los guerreros con arma de mano atacaron a los lanceros, y el combate quedó en empate.  Los caballeros del Caos cargaron a los caballeros imperiales, de los que aniquilaron a 5, y el resto cayó tras ser perseguidos. El carro fue a por  la unidad de grandes espaderos. Ganó también el combate, pero sufrió una herida, los grandes espaderos aguantaron y no huyeron. Finalmente, los aulladores mataron a la dotación del cañón, y los mastines los dirigí a la otra unidad de lanceros, ya que, aunque no iban a hacer gran daño, al menos retendrían a los lanceros hasta que los caballeros del Caos terminasen con su combate. Así fue, perdieron el combate y fueron perseguidos y eliminados. Con la magia no pude hacer nada, ya que olvidé sacar al paladín-hechicero del regimiento antes de cargar.

 

IMPERIO

 

Menuda caña estaba repartiendo el Caos. 370 puntos se me fueron con los caballeros. Al menos ahora los tenía mas lejos, al haber perseguido. Estarían dos turnos fuera de combate. Con la magia, ahora me fue algo mejor, lanzando de nuevo el rayo atronador de Uranon y el rayo múltiple a los mastines, con los que acabé. Ahora podía dirigir los disparos de los arcabuceros a los bárbaros. Y así lo hice, acabando con 6, por lo que tuvieron que hacer un chequeo de pánico que, ¡fallaron!. 

En la fase de combate cometí un error que me costó mi general. Desafié al señor del Caos, confiando en mi Grifo. Cuál fue mi sorpresa cuando me enteré que el Señor del Caos portaba la espada Berseker. Ésta generó para su portador 3 ataques, por lo que fueron 9 los ataques que, tras infligir dos heridas al Señor del Caos, acabaron con mi General.  Y encima, el Grifo huyó hacia el lado más próximo de la mesa. Menuda suerte. El resto del cuerpo a cuerpo se mantuvo normal, haciendo algunas bajas a las unidades de guerreros y otra herida al carro.

TURNO 3

 

CAOS

 

El señor del Caos se había portado de maravilla. Primero acabó el solo con 3 caballeros del Imperio, y luego con su general. En la magia de nuevo no pude hacer nada, pero en el cuerpo a cuerpo todo fue muy bien. Con los aulladores hice un ataque rasante al mago imperial, a quien maté. Con el señor del Caos cargué a los lanceros, de los que me deshice de 3, y el resto de combates continuaron. La unidad de guerreros con arma de mano adicional y el carro al fin acabaron con los espaderos, y unidad con arma de mano ¡No consiguió ninguna víctima!. Perdieron el combate, fallaron la tirada y huyeron, aunque no fueron alcanzados por los lanceros.

 

IMPERIO

 

En este turno me fue mejor que anteriormente. Aunque me quedé sin magia, Acabé con 6 guerreros y con un caballero del Caos con mis arcabuces. En cuerpo a cuerpo hice las dos heridas que le quedaban al carro con los grandes espaderos. Al general del Caos no conseguí ni rozarlo. Se salvó 4 heridas con su fabulosa tirada de salvación de 1+. Mis lanceros persiguieron, y no alcanzaron, situándose demasiado lejos como para llegar al combate en lo que quedaba de batalla. Decidí seguir persiguiendo, y acabé con los guerreros.

TURNO 4

 

CAOS

 

Ahora que tenía al hechicero enemigo fuera de combate, hice sentir al Imperio toda la furia de los dioses del Caos. Lancé un Fuego Azul a los lanceros que habían acabado con mis guerreros, el cual causó 9 impactos de Fuerza 5. La unidad se esfumó. En cuerpo a cuerpo, mi General causó otras 3 bajas a los lanceros, y los caballeros del Caos acabaron con los grandes espaderos restantes. Decidimos acabar la batalla en este turno, ya que al imperio le quedaban muy pocas unidades, y si seguíamos hubiera sido cuestión de tiempo acabar con lo que quedaba del imperio.

 

IMPERIO

 

Se acabó, había perdido la batalla. Ahora, sólo quería intentar rebañar algunos puntos, para hacer la derrota menos humillante. Toda mi artillería se dirigió a los caballeros del Caos, consiguiendo una nueva baja. (he de señalar que el mortero dio de lleno al caballero que fue eliminado,  salvándose el resto de recibir alguna herida)  Las balas de los arcabuceros rebotaron en la armadura de los caballeros.

En cuerpo a cuerpo, esperaba hacer alguna herida al General del Caos, pero he de dar gracias de que no huyeran los pocos lanceros que quedaban.

 

Post-batalla

                                                                         

CAOS

 

¡Vencimos! Los caballeros del Caos se han portado de maravilla, destrozaron a una unidad entera de caballeros imperiales con su capitán, aunque luego terminaron demasiado lejos del combate, y no pudieron apoyar a los demás regimientos. Sin embargo, el Señor del Caos cubrió esos huecos, cargándose al General del Imperio y reteniendo a una unidad de lanceros. Los aulladores se comieron un mago y un cañón, y los mastines del Caos desarrollaron su función como nunca. Los carros, estuvieron ‘bien’, ya que los imperiales resistieron demasiado, pero los pobres bárbaros fueron eliminados entre los disparos y la magia, aunque me reconforta pensar que esos ataques podrían haber ido a parar a otra unidad más poderosa.

 

IMPERIO

 

¡No puede ser! Tenía una lista bastante buena, y sin embargo... ¡Masacrados! Los problemas comenzaron al ‘dejarme’ cargar por los caballeros del Caos, y luego el gran error fue desafiar a un Señor del Caos. Ahora que lo pienso me doy cuenta del semejante fallo que he cometido.

También he de tener en cuenta que los dados no han estado de mi lado, pues un cañón me explotó, y más tarde el otro lanzó la bala demasiado lejos del Carro del Caos. Supongo que si hubiera utilizado destacamentos la cosa hubiera sido bien distinta, ¡pero mi milicia se estaba secando de la capa de imprimación!

Pero bueno, de las derrotas también se aprende, y yo he aprendido hoy varias cosas:

  1. Nunca desafíes a un Señor del Caos con un héroe del Imperio
  2. Utiliza siempre destacamentos
  3.  Evita combates separados en combates a cuerpo a cuerpo en los que el enemigo sea mejor
  4. Protege a tu mago de las criaturas voladoras
  5. ¡Nunca subestimes el poder del Caos!

 

PUNTOS DE VICTORIA

 

CAOS à  1809

IMPERIO à  768

DIFERENCIA à 1041

MASACRE DEL CAOS

 



Este artículo proviene de Club La Guarida Del Lobo
http://www.laguaridadellobo.com

La dirección de esta noticia es:
http://www.laguaridadellobo.com/modules.php?name=Sections&op=viewarticle&artid=39