Buscar
Temas
 Home  Nuevo Usuario Portada    Downloads   Tu Cuenta   Enviar Noticia   Top 10   Temas   Contactar  

     Inicio
· Portada
· Noticias
· Buscar
· Foro

     Novedades
· Games Workshop
· Game Zone
· War Crow

     Biblioteca
· Calendario
· Reportajes
· Campañas
· Trasfondo
· Informes
· Relatos
· Galería

     Taller
· Escenografia
· Pintado

     Descargas
· Reglamentos
· Ezine Cargad
· Faq Burjassot
· Videos

     Club LGDL
· ¿Quienes somos?
· Socios del Club
· Colaboraciones
· Patrocinadores
· Disclaimer ©

     Usuarios
· Tu Cuenta
· Miembros
· Mi Diario
· Mensajes

     Colaborar
· Recomiendanos
· Enviar Noticia
· Estadisticas
· Encuestas
· Contactar

     Calendario
Octubre 2018
LMXJVSD
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

Añadir evento
Ver detalles


     Lenguajes
Selecciona Idioma de la Interfaz:

English Spanish

La Invasión de Cracia By Jorge Idiago

(2322 palabras totales en este texto)
(3762 Lecturas)   Versión Imprimible




CAPITULO 1 LA DESESPERACION

El olor a desastre flotaba en el aire junto con los frenéticos gritos de las elfas brujas, llamaradas de fuego salían de los dragones negros dominados por los señores de las bestias, entre ellos se podía ver a Seraphon el más terrible de todos esos dragones junto con Malekith el gran Rey brujo. Las hechiceras estaban ocultas en los regimientos y los asesinos dispuestos a matar altos elfos en nombre de Khaine. Los múltiples regimientos de guardia negra estaban dispuestos alrededor de Malekith y junto a unidades más vulnerables, fieles a su Rey. Las hidras de guerra alzaban sus múltiples cabezas en el aire con una temible fuerza. Los lanceros estaban dispuestos en el centro del ejército y detrás de ellos sobre una colina se podían ver sendos regimientos de ballesteros junto con los lanzavirotes destripadores, la artillería de los elfos oscuros.


-Malekith ha desembarcado con todo su ejército – dijo Tyrion a su hermano Teclis y a Belannaer el maestro de la Torre Blanca.- Va a ser una de las peores batallas en las que hemos luchado hasta hoy- anunció en voz alta para todos los altos elfos del terreno de combate, - pero no debemos olvidar que somos las fuerzas del bien , y ésta es nuestra tierra , así que luchemos , luchemos por nuestros hijos y por nuestras tierras pues nadie podrá arrebatárnoslas ,ni siquiera nuestros hermanos cegados por la ambición y la codicia , con sus corazones corruptos por el mal-. Fue un discurso simple, pero el entusiasmo de todas las tropas subió ante lo que se les venía encima. El Rey sombrío ordenó que sus sombríos se escondieran en los bosques junto con los leones blancos de cracia que protegían su ciudad. Los arqueros se dispusieron en los lados pues sabían que por allí llegaría lo peor. Los Yelmos plateados y los príncipes dragoneros se dispusieron en el centro como la base del ejército, Teclis y su corte de hechiceros se quedaron en las colinas junto con los lanzavirotes amenazantes. Los carros de tiranoc , tirados por bellos corceles entrarían en combate con los carros elfos oscuros tirados por temibles bestias llamadas gélidos. La guardia del mar se dispuso a los lados de la caballería dispuestos a cargar a los corsarios. Los grandiosos maestros de la espada se encararon hacia los verdugos. Las filas de lanceros se dispusieron aquí y allá según se lo ordenase Tyrion. La batalla estaba próxima y el miedo flotaba en el aire pues sabían que las fuerzas de los elfos oscuros les sobrepasaban en proporción de 3 a 1.

Malekith se adelantó y se puso al frente del ejército y pronuncio unas palabras – Hermanos ha llegado la hora de que nuestros débiles hermanos nos cedan el poder pues son débiles para gobernar.- Seraphon soltó una llamarada que iluminó el cielo y al momento los caballeros gélidos y los jinetes oscuros hicieron un movimiento de marcha muy rápido. El cielo oscuro se lleno de proyectiles y los hechiceros de ambos bandos empezaron a murmurar sus hechizos automáticamente dispersados por el bando contrario. Los príncipes dragón y los yelmos plateados luchaban con una ferocidad nunca vista antes, quizás porque sabían que esta podía ser su última batalla. Los elfos oscuros contaban con mucha ventaja pues tenían innumerables y feroces bestias incluidos los dragones de la última nidada. Los lanzavirotes altos elfos dejaron de disparar algo extraño ocurría, ¿era un solo asesino el que había asesinado a 2 hombres de lanzavirotes el sólo? O serían las arpías feroces, Belannaer no sabía cuál de las dos opciones era peor si maestro de los asesinos o las arpías. Se separó de los maestros de la espada y se llevo consigo a unos sombríos pues sabía que si ignoraba a este peligro, pronto caerían los hechiceros y más tarde puede que incluso Alarielle. Llego ahí, no había nadie, solo cuerpos inertes en el lugar donde antes hubo hombres y algún hechicero, vio a las doncellas de Alarielle luchando contra las elfas brujas y su jefa, Morathi , también vislumbró a Teclis trabado en combate con el asesino que debió matar al elfo que se ocupaba del lanzavirotes. Sabía que las doncellas tenían pocas oportunidades pues las temibles elfas se habían abierto paso a través de la guardia del fénix. Acudió en ayuda de Alarielle. Y él y los pocos sombríos entraron en combate cargando por el flanco a las elfas , esto fue un fallo , ya que los jinetes oscuros se aproximaron a toda velocidad hacia el flanco de Belannaer. Las órdenes de Malekith habían sido claras destrozar a los héroes del ejército enemigo para poder desmoralizar a los altos elfos. El mismo Malekith estaba en combate con algunos yelmos, que murieron rápidamente, las filas de lanceros fueron mermando sus fuerzas a causa de los lanzavirotes elfos oscuros y de aquellas nuevas y raras ballestas untadas de mortales venenos. Una unidad de verdugos huyó y provocó consigo la huida de más lanceros, suerte que aquel caldero de sangre hubiese sido traído por las arcas negras. Unos gélidos sobresalían entre los demás, tenían a alguien en sus filas que causaba estragos, era Malus Darkblade , el noble de Hag Graef , estos gélidos llegaron al combate con los príncipes dragon de Tyrion y se libró una batalla feroz . Ya cansados Tyrion retó a un duelo personal a Malus Darkblade, este aceptó, y seguidamente bebió de un frasco y entró en un estado de éxtasis , parecía no ser él ,¿ qué extraño maleficio había hecho? . Tyrion no se asustó y asestó el primer golpe, Malus lo paró y contraatacó con fuerza suficiente como para que Tyrion no lo lograse esquivar, pero la gran velocidad y fuerza mental de Tyrion logró esquivar el golpe. Esta vez fue el gélido de Malus quien atacó al caballo de Tyrion y el caballo sufrió un mordisco terrible. Tyrion con toda su ira asestó tal golpe a Malus que este no pudo hacer nada y su cabeza salió volando detrás de las filas de los caballeros gélidos, los príncipes dragon dieron saltos de júbilo pues su comandante había ganado al enemigo, pero esta alegría duró poco. Tyrion vio a su hermano malherido, tendido en la colina con un asesino al lado despedazado y a Alarielle medio-muerta con sus doncellas a los lados y tendidas en el suelo delante de ellas, elfas brujas, unos cuantos sombríos o lo que parecían después de una mortal carga, Belannaer luchando sólo contra 4 jinetes, y un Pegaso Negro que se alejaba volando del lugar. Los demás regimientos excluyendo a los maestros de la espada y los leones estaban huyendo y los lanceros elfos oscuros los perseguían. Tyrion retrocedió con sus príncipes y mandó que fuesen a recoger a su hermano, mientras él iría a ayudar a Belannaer , fue fácil para él deshacerse de los jinetes y de coger a Belannaer. Sonaron cuernos y los altos elfos fueron retrocediendo poco a poco hasta correr, los ejércitos del Rey Brujo pararon de perseguir cuando este lo ordenó. – Acamparemos aquí hasta mañana , disfrutado de lo que ansiábamos desde hace miles de años- , dijo Malekith al ejército elfo oscuro ; ordenó a los corsarios que volviesen a por refuerzos por la noche , llevándose a los prisioneros altos elfos para rendir culto a Khaine , éstos pobres desgraciados sabían que su muerte estaba fijada.

En la fortaleza de Yvresse , estaban los supervivientes de aquella carnicería reunidos.

En una sala del gran palacio estaban reunidos Tyrion y su hermano Teclis, recuperado milagrosamente, todos los magos tuvieron que esforzarse para cuidar a los heridos, reunieron todas las tropas que quedaban, no eran muchas, pero tenian que resistir el ataque del enemigo.

Aparecio de repente Arielle, recuperada pero con dolores, una gran luchadora no se podia quedar en la cama ( dijo).

CAPITULO 2 LA GRAN ESPERANZA


El dia amaneció tormentoso, esperando la batalla, los campos estaban verdes, pero cada vez que los elfos oscuros, se adentraban campo atraves terminaban envenenando toda la hierba.

La gran hora se hacercaba, los caballos estaban nerviosos, pero el orgullo de los altos elfos nunca se acabaría, esperando la gran batalla de repente se abrieron las grandes puertas, aparecieron cientos de maestros de la espada, delante de ellos había un hombre, tapado con una capucha, el hombre parecía ciego, pero tenia un paso arrogante, como si pudiera ver todo, no se sabia si era joven o viejo, porque su capucha le tapaba la cara.

El hombre se reunió con Tyrion, en una gran sala a solas, paso un rato, y Tyrion salió con una gran sonrisa en la cara, la gente pensaba como si Tyrion no estuviera preocupado por la gran batalla que se le esperaba.

Todos los arqueros se pusieron en una posición elevada, junto con los lanzavirotes, para tener un ángulo de visión mayor, en un flanco se pusieron todos los carros que quedaban, junto a ellos se pusieron los guardianes de Ellyrion, en el otro flanco se pusieron los sombríos, los yelmos plateados, y junto a ellos los príncipes dragón comandados por Tyrion, a un lado se pusieron los leones de Cracia, y al otro lado se pusieron la guardia del fénix, y en el centro se pusieron los maestros de espada, y en medio de la unidad, estaba el hombre misterioso, también había algunos lanceros, para hacer frente a los elfos oscuros.

En la ciudad se quedaron Teclis, Belannaer, Arielle, y los magos, para lanzar algún hechizo y proteger la ciudad. No había muchas posibilidades pero había confianza.
Los elfos oscuros, tomaron las mismas posiciones que antes, pero estaban nerviosos porque no estaba Malus Darkblade.

La gran batalla comenzó, parecía que se había hecho de noches, porque si mirabas el cielo, solo se veían flechas hacia todas caras, los carros de tiranoc cargaron, contra los carros de gelidos, pero los carros no eran suficientes, y cayeron la mitad, los arqueros brillaron por su brillante puntería, pero no era suficiente contra las ballestas de los elfos oscuros, Tyrion luchaba con una majestuosidad nunca vista, al lado de sus príncipes dragón. El odio de los siniestros altos elfos, les condujo a la muerte por apresurarse, y no contar con las demás tropas.

Los leones iban cayendo, y los maestros de espada aun no habían cargado, entonces el hombre misterioso se quito la capucha, y apareció un elfo, joven, pero ciego con una espada blanca. El elfo dio un salto y se puso detrás de una unidad, y empezó a cortar cabezas, nunca se había visto tal majestuosidad con la espada, entonces los maestros desplegaron el estandarte, ponía con unas letras elfas “los majestuosos soldados de la guardia de Eltharion”.

Hubo una gran confusión y el ejercito se reanimo, y cargo contra los elfos oscuros, pero el orgullo precipitado puede ser un gran enemigo, y lo descubrieron pronto los altos elfos, los maestros ivan cayendo uno a uno, Belandaer, al ver que había muchas bajas salió a luchar, y con el iva Teclis, nunca se ha visto tales hechizos y nunca se verán, porque el gran poderío que saco Teclis, fue único.

De repente las montañas empezaron a temblar, y por ellas bajavan leones blancos y sombríos, y con ellos iban, Korhil, pudieron tomar el flanco en el que antes habia carros.

El ejercito elfo oscuro iva perdiendo soldados, y ningún comandante salió a luchar, la retirada de los elfos oscuros fue inminente.

En esa victoria se perdieron muchos valerosos elfos, los prados tardarían en volver a crecer y Tyrion le dijo a Eltharion ¿ por que no lucharon los comandantes de los elfos oscuros?, ¿ Solo querían comprobarnos, o devilitarnos? Solo se – dijo Tyrion – que Malus Darkblade nunca revivirá.





PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license. Nuke ET Copyright © 2007 por Truzone.    Apache    Php    MySql    Incluye nuestras noticias en tu web.    Sistema Antispam

Navegad mas rápido usando Firefox.        Pagina optimizada para una resolución de 1024 x 768.