Buscar
Temas
 Home  Nuevo Usuario Portada    Downloads   Tu Cuenta   Enviar Noticia   Top 10   Temas   Contactar  

     Inicio
· Portada
· Noticias
· Buscar
· Foro

     Novedades
· Games Workshop
· Game Zone
· War Crow

     Biblioteca
· Calendario
· Reportajes
· Campañas
· Trasfondo
· Informes
· Relatos
· Galería

     Taller
· Escenografia
· Pintado

     Descargas
· Reglamentos
· Ezine Cargad
· Faq Burjassot
· Videos

     Club LGDL
· ¿Quienes somos?
· Socios del Club
· Colaboraciones
· Patrocinadores
· Disclaimer ©

     Usuarios
· Tu Cuenta
· Miembros
· Mi Diario
· Mensajes

     Colaborar
· Recomiendanos
· Enviar Noticia
· Estadisticas
· Encuestas
· Contactar

     Calendario
Octubre 2018
LMXJVSD
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

Añadir evento
Ver detalles


     Lenguajes
Selecciona Idioma de la Interfaz:

English Spanish

Un Calor Sofocante By Skatron

(1859 palabras totales en este texto)
(3230 Lecturas)   Versión Imprimible





Era una tarde calurosa, los elfos trabajaban agotados por el calor tan extraño que hacia desde hace varios días y que nadie sabia como había surgido en pleno invierno un calor tan sofocante sobre toda Ulthuan, algunos magos pensaban que podría ser obra de alguno de sus múltiples enemigos.

Los guerreros q vigilan la costa este de ulthuan divisaron en el horizonte varios barcos, cuando se fueron acercando mas se dieron cuentan que no eran barcos normales si no una especie de naves con alerones.

Rápidamente avisaron a los superiores, los cuales dieron la orden de preparar todas las armas de proyectiles disponibles por si acaso.

Cuando los barcos llegaron a la costa bajaron de la embarcación un mago del Imperio, vestido con una capa roja con bordes escritos de color oro, un bastón de la mano que era de madera con muchos símbolos tallados en él, lo que a simple vista parecía un ingeniero, por su forma de vestir y unos cuantos marineros que portaban unos cofres. Llegaron a la puerta de la muralla y un general Elfo dijo:

-Deténganse, ¿Qué es lo que quieren?

-Venimos en nombre del Imperio para hablar sobre la ola de calor que esta sufriendo el imperio. Déjennos pasar.-dijo el mago imperial.

El general dio la orden a 2 de sus soldados q fueran ha avisar a el mago Theact.

-Pasen.-dijo el general elfo- Dejen los cofres hay y esperen.

Los marineros obedecieron enseguida la orden que les había dado el general y esperaron sentados encima de los cofres, menos el mago que notaba la gran cantidad de magia q había en aquel lugar, lo cual era debido a que ya se acercaban los 2 soldados con el mago Theact.

Los dos magos se saludaron y empezaron ha hablar, parecía como si ya se conocieran y se esperasen. Al cabo de un rato Theact dio la orden de que los dejaran pasar y fueron hasta la ciudad de Saphery.

Una vez allí Baltasar, así es como se llamaba el mago imperial, y Theact se encerraron en una sala enorme de paredes altas y alargada, las paredes estaban cubiertas de objetos mágicos, cuadros de tiempos antiguos y muchas cortinas. En la sala se respiraba magia, parecía como si se hubiera formado una burbuja gigante que envolviera aquella habitación protegiéndola de toda magia, en la sala no hacia el calor sofocante q hacia en las otras partes del palacio.

-¿Qué es lo que traías en los cofres?-pregunto el elfo-.

-Son algunos inventos que hemos realizado y algunas pociones curativas que hemos desarrollado en este tiempo, las traíamos como regalo-dijo Baltasar-.

-Estamos sufriendo una ola de calor muy rara en estas fechas y que parece sobrenatural- dijo Baltasar- es como si alguno de nuestros enemigos comunes estará intentando debilitarnos a base de calor para después poder atacarnos y que no podamos defendernos con todas nuestras fuerzas y fuera mas fácil ganarnos y apoderarse de nuestro Imperio.

-Nosotros también la estamos sufriendo como has podido comprobar tu mismo y estamos intentando averiguar quien ha sido el causante de esto y ahora estamos viendo a ver si han sido los orcos-dijo Theact.-

-¿Cómo es que solo en esta sala de todo el palacio no hace calor?-pregunto interesado el mago imperial.-

-Hemos creado una esfera mágica que aísla la habitación de toda magia tanto si la magia esta dentro de ella como si viniera de fuera. Por eso es q en esta habitación no hace tanto calor, mas bien hace frió-dijo el elfo riéndose y haciendo un gesto con el que se encendió las varias chimeneas que había en la sala-.

Los dos magos siguieron hablando hasta que de repente un mensajero enviado por los magos que investigaban de donde provenía la ola de calor que azotaba a toda la isla.

-Siento interrumpirlos pero tengo una noticio muy importante q daros hemos averiguado de donde proviene la magia-dijo el mensajero agotado puesto q había venido corriendo con el calor q hacia-

-¿y de donde proviene?- Dijeron los dos magos simultáneamente-.

-Han sido los orcos, mas exactamente un chaman muy poderoso llamado Wuardock el cual gracias a algunos de sus congéneres había logrado lanzar el hechizo.
-¿Quién os ha facilitado toda esa información?-digo Theact.

-No lo sabemos, encontramos un mensaje en la mesa escrito en el que lo ponía, lo investigamos y era cierto. Nos asombro mucho ya que estaba escrito de una forma muy irregular como si hubiera sido escrita por alguien que tuviera mucha prisa.

-Habrá que enviar a alguien que se investigue y nos diga como podemos acabar con esta pesadilla.-dijo Baltazar impresionado por lo que acababa de contar el mensajero-.

Después de una semana llegaron a Talabheim tras un largo viaje por el bosque para poder llegar.

Fueron ha hablar con generales del imperio para que mandaran soldados a la zona donde se creía que se encontraba ese gran hechicero. Era una zona abrupta llena de fosos y de calaveras por todos los lados como si en ese sitio se hubiera librado mas de una batalla, cuando los soldados llegaron era ya de noche y no se podía ver casi nada, a lo lejos vieron una especie de hoguera, se acercaron todo lo que pudieron sin ser vistos, lo cual no fue una cosa sencilla ya que se tropezaban con los huesos de animales y orcos que había esparcidos por el suelo.

El jefe orco tenía todo el cuerpo lleno de tatuajes y estaba sentado en una silla decorada con oro y calaveras, las que parecían la de los que ha matado. A su alrededor solo había orcos enormes armados hasta los dientes, y en la hoguera había un orco bailando y emitiendo unos sonidos muy raros que no lograban ni entender los demás orcos, de la hoguera empezaron a salir figuras deformes q se deshacían en la noche.

Nos alejamos y acampamos lejos de ellos dentro de una de las grutas que había en aquel paisaje con la esperanza de que no nos localizaran.

Cuando se hizo de día había una niebla muy espesa, fuimos al campamento orco y ya no estaban, era como si alguien les hubiera advertido de su presencia en ese lugar.

Volvimos a Taladheim y se lo contamos todo a los magos.

El mago elfo se extraño y empezó a planear una forma para acabar con aquella magia, pero el mago imperial Baltazar no se inmuto era como si ya lo supiera. Theact se puso a trabajar en un hechizo q paralizara esa magia para siempre.

Baltazar salio de la sala donde se encontraba el otro mago y salio del sitio donde se alojaban, le seguimos para ver donde iba como nos había mandado Theact, el cual sospecha que todo esto era una conspiración para poder apoderarse del Imperio y de las tierras elfas con la ayuda de los orcos.

Se detuvo en una casa que estaba a punto de derrumbarse y escuchamos algunas frases entrecortadas.

- …. Creo que sospechan de mí ….

- … no les habrás…. Por que si lo has ……. Lo pagaras….

-…. Theact esta trabajando en …. Necesito que ataquéis mañana mismo la expedición … mañana.

Luego después salio y mande a dos q le siguieran a ver donde iba ahora y que yo esperaría para saber quien es con el que hablaba el mago.

Para mi sorpresa era un goblin bajito, le seguí hasta que se alejo tanto que ya no había ningún sitio para cobijarme y que no me viera así que le deje ir.

Al volver Theact seguía trabajando en la misma habitación y solo se había movido para ir a por libros de magia, me pregunto que es lo que habíamos oído, después de eso el mago me dijo que no mandáramos la expedición.

-Así se hará Theact no te preocupes por nada, nosotros nos encargaremos de eso y de retener al mago imperial en esta sala que es inmune a la magia para que no se pueda comunicar con el exterior por ningún medio-dije yo con autoridad-.

A la mañana siguiente la expedición no salio y nosotros guiamos a Baltazar hasta la sala antimagia. Cerramos la puerta por fuera y nos pusimos a vigilar.

Los orcos extrañados por que la expedición no había pasado empezaron a dudar de que el mago estuviera todavía a favor de ellos o los utilizaría suciamente para apoderarse de las tierras y luego los dejarían tirados.

Estando yo vigilando la gigantesca puerta con mis compañeros todo acalorados de repente dejo de hacer ese calor, Salí a la calle y ya no hacia calor hacia frió, pero que para mi en esos momentos era un frescor inmejorable. Poco más tarde llego Theact agotado parecía haber contrarestado el la magia que hacia que hubiera ese calor, pero por lo que me contó después no fue eso por lo que venia tan agotado sino porque le habían intentado matar para q no deshiciera la magia que los atrapaba a el y a todo el imperio y Ulthuan en esos momentos. Consiguió deshacerse de ellos a base de magia y por eso venia tan cansado.

Un año mas tarde Baltazar fue metido en una burbuja antimagia y llevado a los calabozos más seguros que había en el imperio, para que no pudiera escapar ni utilizar su magia.





PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license. Nuke ET Copyright © 2007 por Truzone.    Apache    Php    MySql    Incluye nuestras noticias en tu web.    Sistema Antispam

Navegad mas rápido usando Firefox.        Pagina optimizada para una resolución de 1024 x 768.